ETAPA ROMA - PARMA 

En la tercera etapa de la Mille Miglia el recorrido de los coches legendarios fue de incomparable belleza.

Los primeros rayos de sol del amanecer dieron la bienvenida a Roma, el sol brilló sin interrupción desde Ronciglione, Lago Vico, Viterbo, Radiocofani y Siena hasta Monteriggioni, escenario elegido para la pausa del almuerzo. El viaje comenzó de nuevo, inmerso en el bucólico paisaje de la Toscana, atravesaron San Miniato y las murallas de Lucca, subieron hasta Pietrasanta, pasaron por Liguria y su ciudad, Sarzana, hasta llegar al Passo della Cisa, con la perla de Emilia, Parma, como destino final.

Incluso en esta etapa, Giulia y Stelvio no temieron la competencia con los coches de época participantes en la carrera, y demostraron al público la capacidad de Alfa Romeo para seguir creando verdaderas joyas de mecánica y estilo, capaces de hacer latir el corazón de todos aquellos apasionados por los motores italianos.